Imágenes de un viaje interior parte 2



 



Parte 2

ARCANO IV EL EMPERADOR
Teatro de la Ciudad - Playa del Carmen 

Esta relacionado con el arquetipo del Padre, que representa nuestros códigos morales, así como la ambición, la confianza y la disciplina para conseguir las metas que nos proponemos. Se refiere al sentimiento de poder interno, a la capacidad de tener ideas y de llevarlas a cabo. En su aspecto oscuro representa la rigidez e inflexibilidad, a los sentimientos de omnipotencia, así como a las convicciones y el apego al deber ser que no permiten acoger los casos singulares y aplastan el sentimiento humano. 

En la mitología Maya se puede relacionar con Itzamna, Dios de la Sabiduría, inventor de la escritura, de las ciencias y de los conocimientos.

ARCANO V EL SUMO SACERDOTE
Museo Nacional de Antropología - Ciudad de México

El sumo sacerdote representa nuestra capacidad para vincularnos con principios, valores y realidades que nos trascienden. Es el momento en que el héroe busca un maestro para su formación. Alude a la facultad que podemos desarrollar para establecer puentes entre el mundo ordinario y el mundo extraordinario, lo cual siempre ha sido una función atribuida a los sacerdotes o chamanes.

Los sacerdotes mayas en la actualidad siguen interpretando los sueños de las personas de su comunidad para descifrar los mensajes de los dioses con respecto asuntos relacionados con sus cosechas o situaciones conflictivas personales o colectivas. En algunas ocasiones luego de las interpretaciones se desprenden algunos rituales para “mantener la paz en uno mismo”. Los sueños para la psicología junguiana son considerados como un medio para acceder a contenidos de lo inconsciente que resultan útiles para reestablecer la armonía de nuestro psiquismo.

ARCANO VI LOS ENAMORADOS
Teatro de la Ciudad -Playa del Carmen

Es una idea arquetípica presente también en el pensamiento de las culturas mesoamericanas que la tensión de los contrarios hace posible la existencia del cosmos. Para Carl Jung, dicha tensión representa el motor de la vida psíquica.
 
El arcano de los enamorados representa el crecimiento que sobreviene al confrontarnos y soportar la tensión de fuerzas antagónicas: madurar o permanecer en un estado infantil, el vicio o la virtud, el corazón o la cabeza.

Este arcano alude a una prueba necesaria para el crecimiento. Invita a asumir riesgos. A tomar decisiones que nos generen plenitud más allá de la seguridad y el confort.

ARCANO VII EL CARRO
San Luis Potosí

Se refiere al vehículo con el que entramos en contacto con el mundo exterior, lo que en psicología junguiana corresponde al arquetipo de la persona o máscara. Hace alusión también a la formación del ego, a las fronteras necesarias que construimos para poder dar los primeros pasos en el desarrollo conciencia y que luego el camino nos invita a trascender. 

Sugiere el momento en que el héroe se siente poderoso y hábil en algún aspecto, a la conveniente sensación de que tenemos la capacidad para conseguir los objetivos que nos proponemos. 

En su lado oscuro se relaciona con la soberbia y el engreimiento. Con el hecho de no ser consecuente con nuestras límites y sentirnos superiores o más dignos que los demás. 

Este arcano nos convoca a desarrollar nuestras potencialidades sin desconocer nuestros límites.

ARCANO VIII LA JUSTICIA
San Miguel de Allende

El psiquismo se considera un sistema auto-regulado cuya meta no es la perfección sino el equilibrio y la plenitud. La justicia alude al factor que nos moviliza a encontrar la armonía y el balance de los polos complementarios que nos subyacen (masculino-femenino, consciente -inconsciente) Nos convoca a la responsabilidad, a ser conscientes y a asumir la consecuencias de nuestros actos. Nos recuerda que solo podemos recoger de lo que hemos sembrado.

ARCANO IX EL HERMITAÑO
Museo Nacional de Antropología - Ciudad de México

Alude al momento en que el héroe se siente derrotado o perdido en el camino y se encuentra con un viejo sabio que le brinda una nueva luz y esperanza. 

Representa el anhelo de sentido en etapas de desconcierto. Invita a la introversión y a la reflexión, a desarrollar el arte de la soledad y la paciencia. Es también la necesidad de encontrar una vocación, una pasión que sea motor en nuestras vidas.
En el comienzo del viaje el viejo sabio se proyecta en figuras externas para poder ir poco a poco desarrollando la conciencia que es un recurso que se encuentra al interior de cada individuo. Algo similar sucede en una psicoterapia con la figura del psicoterapeuta que representa al acompañante y consejero del héroe en su viaje de transformación.

Una de las representaciones del dios Maya Itzamana es la de un anciano, desdentado con las mejillas arrugadas. La vejez es una forma de representar la participación en lo eterno, la resistencia al desgaste del tiempo y una muestra de autenticidad.

ARCANO X LA RUEDA DE LA FORTUNA
Museo Nacional de Antropología - Ciudad de México

Para los Mayas y muchas otras culturas originarias, el cosmos se rige por una ley cíclica de muertes y renacimientos. La rueda de la fortuna alude a la experiencia de esta ley inexorable en nuestras vidas. Se relaciona con los giros inesperados o desconcertantes en nuestra historia vital que nos permiten salir de patrones repetitivos o de círculos viciosos.

Nos invita a reflexionar sobre lo efímero y lo eterno, sobre el destino y el libre albedrío. Nos incita a darnos cuenta como en cada elemento y fenómeno de nuestra vida se encuentra el germen de su opuesto. Nos convoca a ser conscientes de que los valles, los picos y las llanuras hacen parte del camino y son experiencias significativas y necesarias para el despliegue de nuestra profundidad y plenitud.

ARCANO XI LA FUERZA
Arena - Ciudad de México

Hace referencia a la lucha de nuestro ego con la sombra. Se refiere a la necesidad reconocer y entrar en contacto con nuestra bestia interior que necesita ser reconocida y domesticada.

Experimentamos la bestia cuando somos dominados por algún afecto: celos, ira, enamoramiento, venganza. La intención no es sofocar nuestros instintos sino permitir su expresión de manera creativa.

El amistarnos con nuestra propia bestia nos permite sentirnos vivos y apasionados, y  llegado el caso,  con la capacidad de mostrar las uñas y los dientes para salvaguardar nuestra integridad.

Los mayas creían que el mismo día que nacía un niño, nacía un animal silvestre con el que compartía su alma y su destino, su alter ego con forma animal que fue llamado por algunos grupos como nahual.

La bestia es símbolo también del fuego interno que puede ser fuente de destrucción si esta descontrolado pero en su justa medida es el elemento que permite cocinar, esto es, transmutar y transformar nuestros elementos internos.

La lucha libre mexicana es una mezcla de deporte y juegos teatrales que permite la expresión colectiva de la bestia interna sin que causar estragos. El arena México es uno de los principales escenarios donde se lleva a cabo.

ARCANO XII EL COLGADO
Parque Los Fundadores - Playa del Carmen 

El influjo del colgado suele emerger cuando nos obstinamos en formas de vida, relaciones o pensamientos que ya no corresponden a las necesidades profundas de nuestro ser. Se refiere a la necesidad de soltar el control, de sacrificar nuestro deseos consientes para permitir la emergencia de perspectivas de vida no exploradas, de valores no reconocidos. Se relaciona con los primeros resquebrajamientos de la máscara del héroe y el cuestionamiento de la imagen que hemos ido construyendo de sí mismos. 

En la mitología maya Ixtab “la de la cuerda”, es conocida popularmente como la diosa del suicidio. Ella es quien recibe las almas de los que voluntariamente se le entregan a la naturaleza. En la sociedad maya prehispanica el suicidio era reconocido como un acto sagrado. El sacrificio que se nos exige en esta parte del camino es la de nuestro ego infantil con sus ansias de poder, reconocimiento y seguridad. Suele ser una etapa acompañada de sufrimiento y desconcierto hasta que se da la rendición de nuestras intensiones conscientes y somos acogidos por la naturaleza con su sabiduría.

ARCANO XIII LA MUERTE
Museo Nacional de Antropología 

Entre los Mayas, la muerte era tan sagrada como la vida,  ya que como  fuerza contrarias en tensión permitían   la existencia a través de la renovación continua. Al dios de la muerte se le denominó  Yum Cimil, que habita en Xibalba, el inframudo.  La experiencia de la muerte hace parte  de los ritos de iniciación,  simbolizan una transformación radical.  El antiguo ego muere y se emerge en una posición más elevada.

Somos animales de costumbres por lo que nos resulta doloroso abandonar las partes gastadas de nuestra psique.  El arcano de la muerte se manifiesta en los momentos en que nos sentimos hecho pedazos, desmenbrados y que necesitamos un tiempo considerable para recuperarnos y renacer como una persona nueva.

En diversas mitologías se encuentra  presente  la idea de que el ser humano al nacer le sucede algo que lo hace olvidar o no ser  consciente de su  naturaleza divina.  Según la mitología Maya cuando los dioses terminaron de crear el hombre se dieron cuenta que era demasiado de tal manera,   que el dios huracán  les nublo la vista para que  no pudieran ver el sol.  La experiencia  muerte vivimos a lo largo de nuestras vidas contribuye a ir resquebrajando el velo de las ilusiones infantiles y la superficialidad,  para  ir reconociendo poco a poco lo verdaderamente esencial.

Continua en Imágenes de un viaje interior parte 3

Embed gadget

Daniel Ulloa Quevedo 
psiquedaniel@gmail.com

Psicólogo-Psicoterapeuta
Máster en Psicología Clínica- Máster en Psicologia Analítica Junguiana - Estudios en Antropología


Comments