Artículos‎ > ‎

Imágenes de un viaje interior: el tarot y el proceso de individuación



 

Fotografías comentadas de un viaje por México que aluden a las imágenes de los arcanos mayores del Tarot como expresiones arquetípicas del viaje iniciático de transformación del héroe o proceso de individuación descrito por Carl Gustav Jung.

Parte I


“Cada viaje ofrece numerosas oportunidades para nuevos conocimientos y nos expone al riesgo de la desorientación. Estar solo en un país extraño, sin el apoyo de la familia, los vecinos o los amigos, crea un cierto momento de verdad, cuando el héroe puede descubrir quién es en realidad, o bien ser destruido por esa experiencia” 
Sally Nichols, Jung y el Tarot


Los arcanos como arquetipos del mundo imaginal
Jardin Surrealista de Edward James

Los arcanos mayores son las 22 figuras principales de la baraja del Tarot. Para el creador de la Psicología Analítica, Carl G Jung, dichas imágenes pueden considerarse como expresiones simbólicas de la fuerzas arquetípicas que operan desde las profundidades de la psique, y que han emergido espontáneamente con diferentes ropajes en las narraciones e historias de todos los pueblos. Son por lo tanto personajes de lo inconsciente colectivo; habitantes, como los duendes y las hadas, de aquel mundo liminal e imaginal que fue objeto de interés del surrealismo y cuya atmosfera pretendió evocar Edward James en el jardín que construyo en la huasteca potosina

El tarot como mapa de navegación
Laguna de Bacalar
La analista junguiana Sally Nichols plantea que en los arcanos del Tarot se encuentra una cosmogonía implícita que describe las facetas o etapas del viaje de transformación del héroe hacia el encuentro y despliegue de su vocación, de su aporte singular al mundo. La travesía del héroe representa el camino de autoconocimiento y de ampliación de conciencia al que todos estamos convocados, y que fue denominado en la psicología junguiana como proceso de individuación.

El acercamiento simbólico a los arcanos del tarot es una manera de aprender a navegar por los contenidos de lo inconsciente (que suele simbolizarse con mares, lagunas y demás fuentes de agua) y de aproximarnos a los misterios y enigmas fundamentales que han acompañado a la humanidad desde sus inicios.

El río como metáfora del proceso de individuación

El cañón del Sumidero - Chiapas

Para Jung, el proceso de individuación es promovido por una fuerza interna, denominada libido, que busca imperiosamente como un río avanzar hacia su desembocadura - símbolo de nuestras ansias de totalidad y realización-   En el camino dicha fuera se encuentran con obstáculos que debe superar y demandas del terreno que exigen una adaptación. Dichos obstáculo o aspecto a superar serían los arquetipos, de los que los arcanos del tarot son una de sus expresiones pictóricas.

La imponente imagen el Cañón del Sumidero en Chiapas nos evoca aquella fuerza interna incontenible en búsqueda de realización.


Procesos de desarrollo psíquico como idea arquetipal

Palenque- Chiapas 

La existencia de un proceso cíclico de desarrollo de la conciencia que implica transitar por diferentes etapas se encuentra implícito en diversas mitologías.

Para la civilización Maya, que estuvo presente en el sureste de México hasta la llegada de los españoles, los dioses creadores modelaron varias clases de hombres en sucesivos ciclos o eras cósmicas, hasta que encontraron la sustancia sagrada, el maíz, que les permitió construir los hombres requeridos. Es decir, hombres conscientes de la finalidad de su existencia y por lo tanto también con la capacidad de rendirles los tributos y sacrificios que ellos necesitaban para sobrevivir y seguir infundiendo vida al cosmos.

Los dioses como arquetipos del inconsciente colectivo

Museo en Teotihuacan

Jung interpreta la exigencia de sacrificio y tributo de los dioses que hace parte diversas mitologías, como una proyección de la necesidades y requerimientos que nos plantean aspectos internos de la psique.

Aquellos requerimientos interno fueron personificados en las culturas originarias como dioses y corresponden a lo que en la psicología junguiana se denomina arquetipos, que serían la representación psíquica de los instintos.

Los arquetipos funcionan como factores orientadores del proceso de individuación y promueven actitudes y perspectivas que es necesario tener en cuenta para el despliegue de nuestros potenciales y el desarrollo de la conciencia. Los arcanos del tarot son una expresión simbólica los aspectos de nuestra psique a los cuales es necesario rendir tributo.

Los arcanos, los dioses y lo arquetipos comparten varias características como presentar aspectos luminosos y oscuros, influir en la vida personal y colectiva, presentar rasgos que los individualizan y ser factores de autorregulación y promoción del desarrollo.


La espiral como imagen del desarrollo psíquico

Museo Nacional de Antropología

De manera análoga al pensamiento maya y al que ha predominado en las culturas orientales, Jung plantea que el proceso desarrollo individual y colectivo no es lineal sino cíclico . Acude a la imagen del espiral del caracol o la serpiente enroscada -que han sido representaciones de dicho proceso desarrollo- para proponer que a lo largo de la vida se nos van presentando situaciones simbólicamente análogas, con las que nos confrontamos cada vez con un grado de conciencia más amplio. Dichas circunstancias nos movilizan paulatinamente a expresarnos de manera más genuina.

Los arcanos del tarot representan dichas situaciones con las que nos confrontamos una y otra vez durante el camino de transformación. Pueden ser vistos también como las pruebas y riesgos que el héroe necesita superar, así como los recursos con los que puede contar durante su travesía.

Dinámica de dualidades

Chichen Itza

En los arcanos del Tarot, los arquetipos y la mitología Maya se encuentra implícita una dinámica de dualidades complementarias: masculino-femenino, luz-sombra, luna-sol, mundo celestial-inframundo, consciente e inconsciente, vida y muerte, pasividad-actividad, introversión-extraversión, creación- destrucción La meta del proceso de indicación se visualiza como la integración y armonía de los diferentes opuestos complementarios.

Las pirámides se suelen considerar como una expresión de la síntesis y unión de la tierra (la base cuadrada) y el cielo (vértice superior) Impresionantes y significativos fenómenos de luces y sombras pueden ser observados en los solsticios de verano e invierno en las fachas del templo de Kukuxklán en Chichen Itzá


ARCANO O EL LOCO

Planta del Peyote - San Luis Potosi

El Loco representa el factor interno que nos moviliza a emprender nuestros viajes internos y externos. Se manifiesta como necesidad de trascender límites y fronteras. Es aquello que nos lleva a abandonar el mundo seguro de los esquemas tradicionales y a emprender el propio camino de realización. El loco no tiene numero ya que emerge cada vez que nos sentimos estacados o vacíos para conducirnos a nuevos horizontes de mayor vitalidad. Alude a la inocencia y al potencial implícito del Caos. En su aspecto negativo se relaciona con la ignorancia, la inconciencia de los propios límites y la desmesura.

En muchas culturas se han utilizado los estados alterados de conciencia inducidos por plantas alucinógenas para acceder a la sabiduría de una realidad trascendente. Las plantas se constituyen así en catalizadores de viajes iniciáticos. Los Huicholes, al norte de México, han utilizado tradicionalmente El Peyote como parte de su espiritualidad

ARCANO I EL MAGO

Parque Fundadores Playa del Carmen

Al ser el primer arcano se encuentra relacionado con la primavera y la juventud, con el inicio de un nuevo ciclo de regeneración. Al Mago se le asocia también con la creatividad, con la posibilidad de hacer uso de nuestros aspectos internos para emprender acciones en el mundo externo. Es una invitación para la acción consiente.

Según el calendario maya el 2012 fue el final de un ciclo y el comienzo de otro. Para conmemorar este hecho se realizó la escultura ubicada en el parque los Fundadores de Playa del Carmen.

Para los Mayas a cada nuevo ciclo corresponden seres con un nivel de conciencia superior, mientras que los anteriores seres son destruidos. Algunos relacionan el fin del ciclo maya con la crisis ecológica, económica, política y espiritual que afronta al mundo actual y que requiere imperativamente que la personas abandonemos y destruyamos hábitos y modos de pensar que están de base en dichas problemáticas; a la vez que es necesaria una conciencia colectiva respete y dignifique la diversidad del planeta y sus habitantes.

ARCANO II LA SACERDOTISA 

Teatro de la CIudad- Playa del Carmen

Representa el aspecto femenino de la divinidad, es el vínculo con el inconsciente, con las emociones y con la intuición. Es un factor que ha sido reprimido por el patriarcado y que es necesario darle su lugar para compensar los excesos del pensamiento racional, tecnológico y mecanicista predominante. Se relaciona con la lentitud y la profundidad, es una invitación a acoger los momentos de espera y de quietud que permiten la germinación de elementos que necesitan un tiempo de maduración antes fructificar.

Convoca a ver más allá de lo aparente y lo superficial. A valorar los aspectos intangibles, la cualidad, sobre la cantidad. En la psicología junguiana se relaciona con el arquetipo del Anima y con Eros, aquella fuerza que da prioridad a los vínculos y a la integración de lo diverso. 

En las ceremonias Mayas, fumar y quemar incienso es considerado una práctica divina, ya que el humo, producido por el tabaco, o por el pom, simboliza la unión de la tierra y el cielo. La intermediación entre el mundo material y el espiritual es también uno de los aspectos de la sacerdotisa

ARCANO III LA EMPERATRIZ
Chiapas

Se relaciona con el arquetipo de la Gran Madre de la cual una de sus representaciones es la naturaleza con su belleza, exuberancia y su inmenso potencial para crear y destruir. Invita al desarrollo de la madre interna, al cuidado y protección de nuestro cuerpo y del entorno, a la observancia de los ritmos naturales, a dar luz a nuestros proyectos. En su aspecto sombrío es la madre devoradora, que da todo esperándolo todo, que no da libertad y no deja crecer.
 
Se puede relacionar con IX’CHEL en la mitología Maya, Diosa de los nacimientos, del tejido, de la luna, de las inundaciones, patrona de la medicina. Muchas de sus representaciones en esculturas es la de una mujer dando a luz


Embed gadget

Daniel Ulloa Quevedo
Psicologo-Psicoterapeuta
Máster en Psicología Clínica y de la Salud- Máster en Psicologia Analítica Junguiana - Estudios en Antropología

psiquedaniel@gmail.com